¿Qué quieres transmitir con tus contenidos a tus clientes?

Haz que se te meta lo siguiente en la cabeza: tus contenidos deben siempre aportar valor a las personas que te siguen. Si a través de tus contenidos no puedes entretener, educar o inspirar, ¿qué clase de valor tiene?

Seguro que más de una vez te has preguntado, “¿en serio debería publicar esto?”. Es bueno que te hagas esta pregunta. El hecho de que seas capaz de cuestionarte es un buen ejercicio ya que ayuda a que muestres lo mejor de ti mismo. Así, si cuestionas tus contenidos podrás sacar el máximo provecho de ellos.

A continuación hemos preparado una serie de preguntas para que respondas a todas ellas con un SÍ rotundo, antes de decidir publicar tus contenidos:

  1. ¿Revelas nuevas ideas que tu audiencia valorará? ¿Se adaptan a ellos?

Debes estar muy seguro de que el tema que ofreces llama la atención a tus clientes, de que les gustará y de que seguirá ajustándose a lo que esperan de ti.

  1. ¿Es creíble y fiable?

Habla solo sobre temas en los que tengas conocimientos. No pretendas abordar contenidos sobre los que no estás capacitado, ya que el usuario podrá darse cuenta y perderás credibilidad.

Por otro lado, si también puedes aportar ejemplos reales en el discurso que aportas, hazlo. Es un punto importante para que tus contenidos ofrezcan una mayor utilidad a tu estupenda audiencia.

  1. ¿Complementa ese texto al resto de contenidos que ya ofreces?

Si ya has hablado con anterioridad de lo mismo, ¿qué sentido tiene repetir el mismo artículo? Esto incluso puede llegar a ser negativo en cuento al SEO ya que estarás “matando” la keyword. Debes estar seguro de que el contenido que ofreces aporta distintas ideas, complementa al resto de contenidos que ofreces o responde a algo diferente hasta el momento.

  1. ¿Tiene potencial para captar tráfico?

Es importante que realices una búsqueda de Keywords. Así sabrás sobre qué escribir, qué es lo que busca más la gente y también podrás aumentar mucho más el tráfico de tu web.

  1. ¿Facilita el proceso de compra del usuario?

Todos los contenidos que ofrezcas deben ser de utilidad para que el usuario avance por su proceso de compra. En algunas ocasiones cometemos el error de crear muchos contenidos de la misma fase comprador, sobre todo aquellos relacionados con la fase de descubrimiento.

  1. ¿El título que utilizas es atractivo? ¿Tus usuarios querrán realmente hacer clic para leerlo?

Gracias al título captas la atención de tus lectores, así que es fundamental para ganar un mayor número de visitas. Dedica tiempo a hallar esas palabras que te van a ayudar a que los usuarios decidan hacer clic en el post y se sientan intrigados.

  1. ¿Cumple con todos los requisitos de un buen SEO on-page?

Asegúrate de que todos los elementos de tu página estén muy bien trabajados, ya que así no fallarán. Recuerda que no solo del título vive el SEO.

  1. ¿El texto se lee de forma amena y sencilla?

Cuida en todo momento la visibilidad y la estructura del texto para el lector. Debes facilitar su lectura utilizando jerarquías, letras destacadas, subrayados y por supuesto, ¡cuidado con las faltas de ortografía!

  1. ¿Utilizas imágenes que han sido optimizadas para darle valor a toda la información?

Las imágenes son muy importantes dentro de un texto, ya que son muy visuales, proporcionan información y facilitan la comprensión general de su contenido.

  1. ¿Contiene llamadas de acción importantes?

El contenido que les debes ofrecer a tus usuarios por el proceso de compra debe ser de gran utilidad. Ahora deberás saber que para que el lector avance a lo largo del tiempo, tendrás que facilitar los links internos y las llamadas a la acción, por ejemplo, con el objetivo de que lleguen al lugar que están buscando.

  1. ¿El contenido cumple con lo que estabas proponiendo? ¿Has solicitado feedback externo que valide tu objetivo?

Cuando creas un contenido siempre tienes en mente un objetivo – educar, entretener o inspirar -, pero no terminas de alcanzar el propósito que buscas. Incluso en algunas ocasiones puedes pensar que has alcanzado lo que buscas, pero al final puede que no sea así. Lo mejor es pedir feedback a otras personas para que lo validen.

  1. ¿Has revisado el texto antes de publicarlo?

Esto es muy importante. Nunca, nunca, nunca publiques un contenido que contenga fallos de ortografía, gramaticales, u otro tipo de errores como de conexión.

Los enlaces que compartes a lo largo del texto asegúrate de que funcionan de forma adecuada, de que las imágenes tienen concordancia y de que no se te haya colado fuera de lugar ningún elemento.

  1. ¿Es mejor que los contenidos similares de tu competencia?

Piensa siempre en grande. ¿Qué sentido tendría que publicaras algo peor a los contenidos que han generado tus competidores?

Pon en marcha la técnica Skyscrapper que consiste en averiguar qué contenidos están funcionando estupendamente de tu competencia, para las palabras clave que nos interesa posicionar bien. En base a lo que vayas encontrando, podrás crear un contenido de una calidad mucho mayor.

Si tu contenido ha respondido a estas 13 preguntas con un SÍ rotundo, publícalo. Aún así, ten en cuentas las siguientes preguntas:

  1. ¿Va a ser publicado en el momento adecuado?

Debes ser consciente de en qué momento del día tu audiencia es mayor que en otros, aunque tampoco sin obsesionarte. Ten en cuenta esto sobre todo si el contenido que proporcionas es temporal.

  1. ¿Estará programado en redes bajo un plan de difusión coherente?

Si has superado las preguntas anteriores, tienes completamente claro que tu contenido va a ser compartido. Así que crea un plan de difusión que ayude a potenciar la visibilidad de tus creaciones.

  1. ¿Se compartirá con tu lista de suscriptores?

Para finalizar el plan de difusión, asegúrate de que tus suscriptores obtengan lo que les has prometido. Las newsletters funcionan eficazmente. Cuídalas con mucha responsabilidad y cariño.

La última fase consiste en que analices de forma detenida los resultados de un post después de que pase un tiempo después de la publicación. Ahora hazte la siguiente pregunta:

  1. ¿Puedes mejorar alguno de los puntos anteriores?

Algo que debes tener siempre presente es la optimización del contenido, ya que es una estrategia muy creativa y útil para aumentar el tráfico del blog.

Si tienes claro que el contenido que proporcionas se puede mejorar, no le des más vueltas y dedícale más tiempo. Tanto Google como tus usuarios lo agradecerán aumentando tu posición.

Estas preguntas que has leído te van a ayudar a ofrecer un contenido de gran calidad. Así que ten en cuenta esta checklist con cada uno de los artículos que decidas escribir y verás cómo poco a poco van llegando los resultados que esperas.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben